Estados Unidos es el país más golpeado por la pandemia y esta es una medida de control sanitario, en especial ante la nueva cepa del virus registrada en Reino Unido y de la que ya se han reportado varios casos en diferentes ciudades del país.

Hasta ahora, Estados Unidos está solicitando desde el 28 de diciembre de 2020, a quienes llegaran desde aeropuertos británicos, una prueba negativa que hubiese sido realizada con un máximo de 72 horas de anticipación.

La nueva medida exigirá la prueba a pasajeros que provengan de cualquier lugar del mundo e incluirá a aquellos residentes estadounidenses que estén retornando a su país. La nueva regla se aplicaría a partir del próximo 26 de enero, según se sabe; los pasajeros aéreos con destino a EEUUAA tendrán que demostrar que dieron negativo para el coronavirus dentro de las 72 horas antes de abordar un vuelo, utilizando una PCR o una prueba de antígeno.

Ya Estados Unidos había implementado la prohibición de entrada al país de los viajeros provenientes de varios países, incluidos los de la Unión Europea (UE). Solo podían ingresar aquellos ciudadanos o residentes. Todo esto a pesar de la petición de las aerolíneas de permitirles el ingreso y sustituirlo por la solicitud de una prueba negativa.

Estados Unidos no es el único país que ha tomado acciones similares, Japón, por ejemplo, fue más radical y ante la nueva amenaza decidió cerrar sus fronteras a los extranjeros.

FUENTE: MUNDO HISPÁNICO

Comenta