Yuri, VIOLADA EN TULANCINGO por Grupo Universidad ¿Verdad o Mito?

Vas a bailar para mí perra, estás preciosa, me gustas y quiero que me bailes”, fueron las palabras de amenaza con las que Damián Sosa, con pistola en mano y apuntando a la cantante Yuri, obligó a esta última a desnudarse y a bailarle para que le hiciera un espectáculo particular.

Corría el mes de julio del año 1986, era la época final de la tradicional feria de Tulancingo, esa noche se presentó en el palenque de esa ciudad la famosa cantante Yuri, aunque ella hubiera querido olvidar esa fecha, pues ese día, alrededor de las 22:30 horas, fue víctima del abuso de poder y de la revancha política que tenía la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH) de Gerardo Sosa Castelán con el gobierno estatal en turno.

En ese momento, en el estado y en especial, en Tulancingo, se vivía un ambiente álgido, pues el gobernador Guillermo Rossell tenía rencillas con el entonces diputado local y líder de la FEUH, Gerardo Sosa Castelán y este último quería cobrárselas como fuera.

Fue así como Gerardo Sosa, bajo el cobijo de la Federación de Estudiantes y con el fuero de diputado, envió a sus vástagos, liderados por su hermano menor Damián Sosa Castelán, a irrumpir el hotel donde se encontraba la cantante Yuri.

Era un grupo de 8 personas, donde la encomienda era que Damián probara tener la capacidad y el coraje para pertenecer a la FEUH y, sobre todo, la confianza de su hermano. En un principio, cuentan que la misión solo era ir e irrumpir el cuarto del empresario Alfonso Patiño para pegarle un susto, ya que era él quien contrataba a los cantantes, pero llegaron directamente a la habitación de Yuri y sucedió lo que ya se había comentado.

Bajo la influencia del alcohol y de las drogas, este grupo de jóvenes liderados por Damián Sosa, arribó al hotel, donde por cierto no había nada de vigilancia, derrumbaron la puerta del cuarto y comenzaron a hacer desmanes.

Asimismo, señalan que era tanta la droga y el alcohol que había inhalado e ingerido el grupo de estudiantes, que perdieron la razón y comenzaron a jalonear a la cantante, al grado de desgarrar parte de su vestuario, al ver reacción negativa por parte de Yuri, Damián apuntó con pistola en mano y comenzó a gritarle, “vas a bailar para mí perra, estás preciosa, me gustas y quiero que me bailes, ¡báilame, chingada madre!”

En ese momento y temerosa de su vida, Yuri comenzó a hacer faena para los integrantes de la FEUH que acompañaban a Damián, y con burlas grotescas, humillaban cada vez más y de peor manera a la cantante.

Este es uno de los tantos actos vandálicos, donde los hermanos Sosa Castelán fueron participes e instauraban el terror y el desorden para demostrar que tenían el poder y que eran intocables.

Hoy en día, este grupo de choque ha venido a menos y su poder es cada vez más debilitado, pero en Tulancingo, Damián Sosa es candidato a la presidencia abanderando los colores de Movimiento Regeneración Nacional (Morena). Y busca por todos los medios, obtener el poder para resurgir, y lograr así, continuar con el legado de su hermano Gerardo Sosa, quien hoy se encuentra en el penal de Almoloya bajo proceso, pues es acusado por varios delitos en contra de la nación.

FUENTE: EL DEMÓCRATA

Comenta